No descubrimos nada al decir que uno de los secretos de la buena cocina es el de utilizar material primas de excelente calidad. Por eso, cuando se habla de la mejor cocina italiana en Albacete, todo al que le preguntes va a señalar nuestras pizzas como un ejemplo claro del sabor más tradicional. Se dice que hay tantas variedades de pizza como cocineros en los restaurantes italianos de todo el mundo por la variedad de ingredientes diferentes que este plato admite.

Sin embargo, podemos encontrar tres elementos comunes en todas ellas: La masa, el tomate y la mozzarella, el queso que las cubre. En otro artículo te hablaremos de las características que debe tener la masa de pizza porque hoy vamos a contarte algunas cosas que quizá no  supieras sobre la mozzarella, ese queso tan característico de las auténticas pizzas italianas.

La mozzarella es un elemento esencial en las pizzas que servimos en nuestro restaurante de cocina italiana en Albacete. Seguro que has probado muchas pizzas que sustituyen la mozzarella por otras variedades de queso pero como se dice en Italia: Si no tiene mozzarella no es una pizza. ¡Ojo!, una pizza puede llevar, además de mozzarella, también otras variedades de queso, pero hay que resaltar ese “también”.

La mozzarella es un queso fibroso que se funde fácilmente, y son esas fibras las que hacen que, al separar cada porción, se vayan separando esos hilos de queso que parece que nunca se van a romper. La auténtica mozzarella, la genuina, se elabora empleando únicamente leche de búfala a la que por procedimientos completamente artesanos se le extrae el suero y se bate hasta lograr unas bolas compactas. Cuando se intenta romper esas bolas es cuando aparecen esos hilos tan característicos.

Ven a La Fontana di Trevi a probar nuestras sabrosas pizzas.