En cualquier restaurante italiano en Albacete seguro que encuentras numerosos platos de pizza y pasta en su carta. La comida italiana puede parecer sencilla a simple vista, sin embargo, conseguir el punto de cocción adecuado de la pasta no es una tarea fácil.

Debes saber que gran parte del éxito de un buen plato de pasta depende en si su cocción está en su punto o no. Siguiendo algunos trucos, seguro que consigues unos platos de pasta maravillosos. Lo principal es la cantidad de agua en la que va a hervir la pasta. En cualquier restaurante italiano en Albacete te recomendarán que seas muy generoso en el agua, no menos de un litro por cada 100 gramos de pasta. Debes utilizar una olla que sea grande, para que la pasta no se pegue, pueda hervir con soltura y en la que el agua no se salga.

Al agua que utilices le tienes que echar sal. No te de miedo ser un poco generoso y echa algo más de 10 gramos por cada litro de agua. Recuerda que la sal siempre se añade con el primer hervor, nunca en el agua fría. Una vez que veas que la sal ya no está en la olla y el agua está hirviendo, añade toda la pasta de una sola vez y comienza a removerla. Así conseguirás que no se pegue. Uno de los errores más comunes que se comete al cocer pasta es tapar la olla o poner el fuego muy flojo, cuando lo correcto es hacer todo lo contrario.  Cíñete al tiempo de cocción que te figura en la pasta que has comprado y, una vez cumplido, escúrrela bien. Seguro que tienes una pasta “al dente” lista para comer, como la que hacemos en nuestro restaurante La Fontana di Trevi.